El vino de la cosecha podrida

            «Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!»[1]

Desolación, abandono; infamia, propia del ser humano. La película (basada en la novela del mismo nombre escrita por John Steinbeck) nos expone los estragos que ocasionó una de las más grandes crisis económicas norteamericanas: el crack del ’29. Mucho se sabe al respecto; sin embargo, el marco humanístico con el cual se aborda una historia trágica como ésta, aún produce reflexiones respecto a nuestra vida, a la manera en la cual vemos al prójimo.

En general, la trama de la historia tiene diversas interpretaciones. Rescataré determinados pasajes que, en lo personal, me orillan a pensar en nuestra vulnerabilidad ante las distintas adversidades.  Comienzo con la escena de la llegada de Tom Joad, donde se encuentra con el ex predicador (Casy); opino que en este diálogo que entablan, -haciendo hincapié en el aspecto de la religión- podría ser el inicio de una lectura que va hacia la desolación humana, la alienación. Por otra parte (y conforme van pasando los cuadros), luego de la emotiva bienvenida de la familia Joad –y después que Tom se enterara de la situación que afectaba a su familia- , comienza el esperanzador éxodo hacia la tierra prometida (California) donde, además, abunda la leche y la miel; lo anterior tiene fuertes simbolismos bíblicos, entonces, se podría inferir que la familia Joad comenzará con “una prueba de fe” o, en otra lectura, la resignación, un destino al cual no se puede escapar.

Una de las escenas que encuentro cargada de significación es la muerte y sepultura del abuelo Joad; la cual consiste en una fosa común, en algún lugar de la carretera, y se le pide a Casy que diga una oración como ritual funerario, logro rescatar la siguiente frase: yo no quiero rezar por un anciano que está muerto, él está bien, yo quiero rezar por los que aún siguen vivos y no saben qué camino seguir. Cabe hacer mención de que el abuelo era quien se encontraba renuente al viaje hacia California que daba inicio. Para finalizar con este apartado, el dialogo final de Ma Joad es un punto clave sobre la lectura que, posiblemente, se le debe dar a este discurso: los hombres ven las situaciones de adversidad como los golpes que da la vida, causantes de miedo; sin embargo, la mujer se adapta y, básicamente, ve la vida como un río que, si bien tiene remolinos, sigue. Es muy subjetivo el tono que se le dé al fragmento anterior (extraído de la película); pero, centrando a Ma Joad como aquella figura femenina que da fuerzas a sus congéneres, no podemos evitar pensar en la necesidad de ese tipo de fortaleza en las circunstancias en las que se encuentran los miembros de esta familia.

Al final, todo regresa a lo anterior. Tom vuelve a cometer un delito, por lo cual se tiene que separar de su familia; Casy muere; y el entramado en la historia de los Joad, quienes buscaban una oportunidad de vida en California, se viene abajo debido a la injusticia con la cual son tratados.  El realismo social con el que se expone la temática (esto desde la novela) logra un efecto de fotografía; una imagen que bien podría ejemplificar los casos de muchas familias que salieron afectadas con el crack del 29’. La necesidad de sobrevivir en un mundo hostil, aunado al sentimiento de desolación ante la vida y la misma fe; así como la melancolía que afecta al necesitado, al que vive en el pasado y tiene la necesidad de afrontar su presente, son hilos que debemos encontrar para dar una lectura adecuada a este discurso cinematográfico. Tal vez en la actualidad parezca cursi; sin embargo, es una realidad que se hace presente en nuestra cotidianidad: tema inherente al personaje del inmigrante, quien, en lo ilusorio de “el sueño americano”, renuncia a todo por su afán de sobrevivir.

The Grapes of Wrath -Trailer

 

 

 

Bibliografía

Alegre, Luis. “Las uvas de la ira.” El País Hemeroteca 22 septiembre 2006. 12 marzo 2012 <http://elpais.com/diario/2006/09/22/cine/1158876009_850215.html&gt;.

Sinclair, L., Buck, P., Dos Passos, J., Steinbeck, J. “Las uvas de la ira”. Maestros norteamericanos, 1ra edición, Editorial Planeta, 1968.

Steinbeck, John. “Presentación”. Las uvas de la ira, 4ta edición, Cátedra, 1997.

Steinbeck, John. “«Las uvas de la ira»: siete posibles claves de interpretación”. Las uvas de la ira, 1ra edición, Editorial Diana, 1979.

Vallejo, C.”Los heraldos negros.” Los heraldos negros, Biblioteca Virtual Universal, 2003.


[1] Los heraldos negros, Vallejo, C., 2003, Biblioteca Virtual Universal.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “El vino de la cosecha podrida

  1. ¡Genial! Me encantó 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s