Una dedicatoria a mi mujer (T. S. Eliot)

A quién debo yo el deleite que salta

y aviva mis sentidos cuando despertamos

y el ritmo que gobierna el reposo de nuestro dormir,

       el respirar a unísono.

 

de amantes cuyos cuerpos huelen el uno al otro

que piensan los mismos pensamientos sin necesidad de

              lenguaje

y balbucean el mismo lenguaje sin necesidad de significado.

 

Ningún maligno viento invernal congelará

ningún torno sol tropical marchitará

las rosas de la rosaleda que es nuestra y sólo nuestra

 

pero esta dedicatoria es para que la lean los demás:

éstas son palabras privadas que te dirijo en público.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s