Lo que quiero ser de grande

Te das cuenta de que eres bueno para algo ¿cuándo todos te lo dicen o cuando realmente “te lo crees”? Crees en eso que has hecho y, como un bebé, deseas que sea visto por todos pero, con todo, sigues sin dejarlo ir; lo conservas en tu regazo.

Puede que el tiempo vaya dejando sus múltiples marcas, pero no llegará a esa “bondad” o,mejor, buena disposición que tienes para hacer ese “algo” tan especial. Pasarán miles de máscaras por el espejo del baño de la casa. Pasarán. Mientras ese brillo seguirá.

No lo sé, al final de mis días (si es que soy bendecida con la temida longevidad) seguiré haciendo lo que siempre he hecho: observar el momento ínfimo, el momento desgraciado, del que nadie desea hablar. Sí, ahí estaré, con la lupa en la repulsión humana: con una libreta, un lápiz y una sonrisa.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s