Una clase

Hace tres semanas comenzó el martirio. De vez en cuando,el encierro por,al menos,cinco horas, era agradable. O era igual a un secuestro. Sin embargo, las mentes vagan y se encuentran. Tal vez ya tenían una historia o un camino recorrido,tomadas de las manos. Mejor no. Nunca se sabe cuando hace su aparición la apatía.

Lo único que sé es que voy a extrañar a las pequeñas llaves que abrían la jaula, provocando un notable ataque de risa.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo desde el alma..., Inglés2, rainboword, Una más y...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s