Buró

No suelo escribir cartas, y lo sabes muy bien. Es una ocasión especial; has reaparecido en mi vida, hay que celebrar, o llorar, es lo mismo. ¿Recuerdas la última vez que me hiciste sonreír de la manera más tonta posible? Sí, te daba tanto gusto porque era tu despedida. Tus aguas son amargas. Te disfrazas de luz, siempre, ya sé tu método. Luego, antes de irte, me das un beso, en la noche, pretendiendo no herirme. El dolor aparece al amanecer, en mi lecho.

“Dejemos todo en el pasado y volvamos a intentarlo”, ese es tu eterno argumento. Siempre me convences.

Esta, tu última visita, ha sido como un chiste viejo. A penas estabas cruzando el umbral y en mi rostro se dibujó una mueca. Ya no me das tanta risa, ¿sabes? Incluso, ya no me lastimaste tanto como solías hacerlo. Por eso sé que ya no volverás….o quizá vuelvas con otro disfraz. No lo sé.

Te preparé galletas, te di un abrazo porque sé que has de estar cansado de ti mismo. Lo siento, prometí ser tu víctima, pero estás en mi pasado. En el abismo. En lo profundo del mar. Te he soltado, precioso mío, porque de eso se trata el amor. Ya no tengo temor de ti. Porque de eso se trata el amor. Ahora, por más que trates de ahogarme en tus aguas amargas, sé que saldré. Y seguiré con la sonrisa de siempre.

        Con la sonrisa que alguna vez dibujaste, pero que Alguien más ha sellado, de manera eterna.

Lo sé, es difícil.

Es que he comenzado a vivir.

 

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Buró

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s